Sueña Como si Fueras a Vivir Para Siempre, Vive Como si Fueses a Morir Hoy

1.jpg

¿Has pensado alguna vez que tu vida necesita un cambio, un punto de inflexión, pero ya es muy tarde? Tranquilo, ¡estás a tiempo! Es fácil seguir la rutina, dejarse llevar por la costumbre del día a día, pero con un poquito de esfuerzo se pueden lograr cosas increíbles.

Para alcanzar la felicidad plena, a veces es necesario reinventarse.

Y si hay algo que he aprendido en esta vida es que, cada minuto que pasa, es una nueva oportunidad para comenzar de nuevo. El pasado ya sucedió y sí, claro que duele, pero no podemos hacer nada al respecto. Lo mejor es asumirlo y dejarlo ir, seguir adelante. Porque mañana es un nuevo día y tus posibilidades son infinitas. ¡Borrón y cuenta nueva!

Aquí algunos consejos para alcanzar tus sueños hoy:

1. Enfócate en lo que quieres y por qué.

1

No te preocupes si la tarea te parece difícil, si es lo que de verdad quieres, ni siquiera vas a notar el esfuerzo. O si lo notas, vas a sentir que vale la pena. Escríbelo en un post it y pégalo en el espejo, así lo verás todos los días y no tendrás posibilidades de olvidar tu objetivo.

2. Ponte metas desafiantes y apasionantes.

Emociónate con tus sueños, ya que si trabajas por algo que te apasiona, lo harás con más ganas. En cambio, si es algo que solo te gusta, puede que te desmotives a mitad de camino. Cuando disfrutamos con lo que hacemos, la vida se vuelve más fácil y te sientes exitoso al instante.

3. Haz planes.

1

Comienza con una lista a corto plazo con lo que te gustaría lograr (metas, objetivos, cosas que quieres hacer), para ver qué tal vas avanzando y si de verdad es algo que quieres hacer. Luego analiza los resultados, cómo te sentiste en el camino y cuando la completaste. De acuerdo a eso, arma una lista a largo plazo.

4. Pídele a tu familia y amigos cercanos que te apoyen.

Con ayuda todo es mejor, sobre todo si es un cambio muy drástico en tu vida. De esta manera, si llegas a caer, estarán ellos ahí para levantarte y motivarte a seguir intentando. Nunca te rindas, ese cambio lo estás haciendo por algo muy importante y que siempre va a valer la pena: tú.

5. Deja de esperar para hacer ese gran cambio en tu vida

1

Sin importar la edad que tengas ni el momento en el que te encuentres, siempre puedes crear un punto de inflexión; reinventarse es posible.

Deja de esperar para hacer tus sueños realidad. Cada día que llega a tu vida es una nueva oportunidad para dejar atrás las dudas y reinventarte. Llegó la hora de ser feliz. La felicidad y el cumplir tus sueños solo depende de ti. Anímate y no esperes más: llegó el momento de grandes cambios. Tu vida es ahora, no la dejes pasar. Lánzate al vacío con ganas, porque al final eso que siempre quisiste te está esperando. ¡Ahora es cuando!

 

Los Cambios Suceden Cuando Decidimos Hacer Todo Lo Que No Solemos Hacer

1

 

Cuando creces desde el corazón no necesitas ser productivo.

La felicidad de vivir cada instante a tu manera, con total libertad y desapego es lo único que te lleva a conseguir cosas en esta vida. Entre ellas, mucha paz y bienestar. Hacer para ser feliz es sólo un parche.

Demostrar nuestra productividad a los demás nos hace sentir vivos. Si no estás ocupado cada segundo de tu vida parece que hay algo que no estás haciendo bien. Esforzarnos nos hace sentir mejor personas y pensar en cuál será la próxima meta nos realiza.

Pero toda esa satisfacción efímera no es más que una forma de evasión. El culto a la productividad es una trampa para no reconocer que se nos marchó el amor. Porque en realidad…¿ser más productivo no significa tener más tiempo para vivir la vida? ¿No significa eficiencia? Entonces, ¿por qué hay gente productiva que siempre va corriendo sin disponer de tiempo? ¿Por qué hay personas que nunca consiguen lo que quieren por mucho que se ocupen?

1

La vida no es siempre tan práctica. No todos los días son para estar ocupados, ni todos los objetivos para ser cumplidos.

Vivir con un propósito, que nada tiene que ver con los objetivos, nos revela los “cómos”. Sin esfuerzo y con mucha inspiración.

Te invito a que pienses en cuál es tu propósito y te atrevas a cambiar aquellas cosas de tu vida que no te están satisfaciendo. Recuerda, los cambios suceden cuando decidimos hacer todo aquello que nunca nos hemos atrevido a hacer.

Eres Lo Que Piensas: Cómo Crear Un Diálogo Interno Positivo y Amable

En mi camino hacia el autoconocimiento fui a terapia, leí varios libros de autoayuda y tomé varios cursos de desarrollo personal, todo con la esperanza de poder aprender a amarme a mi misma como si fuera aprender de contabilidad.

Esto fue de bastante ayuda; sin embargo, cuando llegué a la etapa del diálogo interno mi progreso se detuvo abruptamente.

Antes de eso, no había sido consciente de que usaba tantas palabras poderosamente negativas cuando me refería a mi misma. Siempre era la primera en tirarme para abajo, la primera en criticarme y castigarme, y la jueza más crítica de mi misma.

A pesar de que esto me llevó a superar varias limitaciones físicas y mentales, y por lo tanto a lograr cosas que nunca pensé que podía lograr – como completar una triatlón de ironman y correr ultramaratones – esos momentos fueron la excepción y no la regla.

Me escondía detrás de la excusa de que me motivaba con el fin de justificar mi mal trato hacia mi misma, lo que perpetuaba el ciclo. Mi supuestas razones válidas me estaban limitando a generar un cambio en mi vida y a lograr amarme a mi misma para poder ser más feliz y más plena.

1

Reconocí que me hablaba tan mal a mi misma y acerca de mí misma porque sufría de una autoestima increíblemente baja.

Estaba tratando de cumplir constantemente con mis estándares absolutamente inalcanzables y poco realistas acerca de lo que pensaba que necesitaba ser para poder ser amada, aprobada y aceptada. Pero estos hábitos destructivos y críticos en realidad entraban en conflicto con lo que realmente necesitaba, ya que no me permitían dar amor a mi misma.

Tenía que cambiar la forma en la que hablaba acerca de mí misma, y necesitaba cambiarlo rápido.

Estos algunos de los trucos y herramientas que he usado para superar mis problemas con el autoestima y para poder hablarme a mi misma de una forma más cariñosa:

1. Escribir.

1

Antes de empezar a cambiar mi discurso interno, usaba mi diario de vida para desahogar mis sentimientos. Fue doloroso leer todo lo que salía escrito. Entre los pensamientos y sentimientos negativos hubo momentos y eventos llenos de alegría, pero los recuerdos y pensamientos dolorosos los opacaban.

Cuando compré un nuevo diario de vida decidí enfocarme en lo que hacía o decía acerca de mi misma que demostrara amor y cariño por mi, en vez de seguir enfocándome en lo malo.

Por ejemplo, si me sentía gorda y criticaba por tener lo muslos demasiado grandes, decidía escribir las razones por las que me sentía agradecida de tener los muslos grandes, como el poder correr una maratón. Además giraba mi atención desde mis muslos hacia otros lugares de mi cuerpo que sí me gustaran y escribía qué me gustaba acerca de ellos.

Tú también encontrarás que luego de algunos días de hacer esto consistentemente serás capaz de atrapar los pensamientos negativos antes de que se conviertan en algo mucho más grande.

2. Eliminar las palabras debo/tengo.

Dejé de usar estas palabras y las reemplacé con palabras más amables como “elijo hacer”, ya que “debo hacer” y “tengo que hacer” me hacían sentir una culpa innecesaria.

Por ejemplo, cuando pongo mi alarma temprano por la mañana ya no pienso “tengo que despertarme temprano a trabajar” sino que pienso “quiero despertarme temprano porque estoy agradecida de poder trabajar”.

Deja de tener tantos “deberes” en tu vida y llénala de “quereres” y así te sentirás mucho mejor contigo.

3. Sonríe.

1

En mi maratón más reciente, en vez de castigarme por no haber corrido más rápido, comencé la carrera con la intención de sonreír durante el mayor tiempo que pudiera. Fue la mejor decisión que podría haber tomado.

Me hizo sentir bien, y los espectadores lo notaron y me animaron mientras corría, lo que me llenó de energía positiva para seguir corriendo.

Intenta sonreír siempre que sea posible (siempre es posible) y te sentirás muchísimo mejor en general. Además, te darás cuenta que una sonrisita se convierte en una gran sonrisa rápidamente.

4. Decir que sí a ti mismo y no a los demás.

He aprendido a decir sí a mí misma, lo que a veces significa decir que no a los demás.

Ahora examino mis motivos para decir sí a los demás. Imagina si dijéramos que sí solamente cuando realmente lo sintiéramos de corazón. No habría resentimiento, y cuando hiciéramos cosas por otros sería hecho con alegría, creando más sentimientos positivos acerca de nosotros mismos.

5. Aceptar que no todos tenemos por qué gustarnos.

He dejado de preocuparme acerca de lo que otros piensen de mí y de mis decisiones, mientras yo esté cómoda con mis decisiones y vengan de una lugar íntegro y honesto, entonces está todo bien.

Esto me ha ayudado con mi discurso interno, ya que no me he vuelto a decir a mi misma que soy una mala persona si a alguien no le gusto.

Al igual que a nosotros no nos caen bien todas las personas, no le caeremos bien a todo el mundo, y eso está bien. Te sorprenderás con lo liberador que se siente cuando estás bien con el hecho de no caerle bien a todos.

6. Pregunto, “¿cómo me hace sentir esta decisión conmigo misma?”

Comparo cada decisión importante con cómo me hace sentir acerca de mi misma. Me pregunto, “¿tomar esta decisión me hace sentir bien acerca de mí? Si no lo hace, ¿qué tiene que pasar para que esto suceda?”

Por ejemplo, antes de aceptar una invitación a ir a la casa de un viejo amigo, ahora me detengo y pienso, “¿dedicar tiempo a esta persona me hará sentir bien acerca de mi misma?” Si la respuesta es no, entonces tomo la decisión de dedicar mi tiempo a otra persona o tarea que me haga sentir bien acerca de mi.

Hazte esta pregunta y tú también tomarás decisiones más conscientes y que te harán crecer en vez de tirarte para abajo.

7. Proponerse logros alcanzables y celebrar los progresos.

1

Ahora me propongo logros alcanzables y los celebro cuando los consigo. Además, ya no me castigo si no los logro, o no los logro de la forma en la que tenía pensado hacerlo.

Puedes celebrar tus pequeños logros saliendo a comer con amigos o simplemente contando a tus seres queridos lo que has alcanzado. Sea lo que sea, asegurate de estar presente para tu celebración, ya que esto te reforzará que eres una persona valiosa y que mereces ser reconocida por las cosas buenas que haces.

8. Dar media vuelta y partir.

También he aprendido que alejarse de las personas que no te tratan con respeto es importante. No es algo fácil, sin embargo, si permito que otros me falten el respeto, entonces estaría perpetuando el ciclo y me estaría dando permiso para faltarme el respeto a mi misma.

Tu también mereces ser tratado con amor y amabilidad – tanto por los demás como por tí mismo.

¿Cómo se refleja tu diálogo interno en cómo te sientes contigo mismo? ¿Sientes que podrías ser un poco más compasivo, amable y respetuoso contigo mismo? Si es así, el primer paso lo puedes dar ahora mismo.

Algunas curiosidades que hacen que las personas que avanzan en la vida

Estas son las cosas que hacen las personas que avanzan en la vida:

1. Son decididas

La vida está llena de decisiones, desde qué comer hasta que profesión elegir, de hecho hay personas que toman la decisión de no decidir y permiten que otros decidan por ellos. Las personas que avanzan en la vida saben que su vida es su vida y no la dejan en manos de nadie más. Saben que en el camino, siempre se toman buenas y malas decisiones, pero que lo importante es poder decidir, porque así hacemos nuestras todas nuestra experiencias y aprendemos de ellas.

2- Tienen el hábito de ser feliz

Abraham Lincoln dijo: “las personas son tan felices como se propongan serlo en su mente”. Ahí está la respuesta, las personas que avanzan en la vida saben que la felicidad es una decisión suya, una actitud ante lo que suceda, sea bueno o no el cómo se vive, será su decisión. Se hacen responsables de su gozo y felicidad y no la buscan en una situación o en una persona, encuentran la felicidad dentro de ellos.

3- Son excelentes, no perfeccionistas

Edwin Bliss dijo: “la búsqueda de la excelencia es gratificante y saludable. La búsqueda de la perfección es frustrante, neurótica y una terrible pérdida de tiempo”. Las personas que avanzan en la vida ven la diferencia entre esforzarse por ser excelente y esforzarse por una perfección y así evitan frustrarse y pasarlo mal. La excelencia es hacerlo mejor cada día, avanzar, ir siempre una milla extra, sin desgastarnos porque no fue perfecto.

4- Son responsables

Un hábito muy necesario en la vida de muchos que se la pasan viendo a quién responsabilizan de lo que solamente ellos son responsables. Todos tenemos cosas que afrontar sobre nosotros mismos y valiente es el hombre o la mujer que están dispuestos a hacerlo. Las personas que avanzan en la vida no sienten temor de admitir que se han equivocado, dejan las excusas y piden perdón cuando es necesario.

1

5- Son generosas

Las personas que avanzan en la vida se han dado cuenta de que todos somos como uno y lo que uno hace afecta también al otro. Además saben este efecto puede ser positivo o negativo, depende de lo que hagan. El dar puede que no se de naturalmente y puede comenzar como una disciplina, pero eventualmente se desarrolla y se convierte en un deseo y se goza al hacerlo. Recordemos que hay mucho poder en nuestros actos, elijamos usarlo bien.

6 – No andan con prisa

1

“Now” en inglés significa “Ahora” en castellano.

Vivimos en un mundo de prisa, en el cual todo era para ayer y la verdad es que podemos hacer menos si queremos, debemos poner en primer lugar nuestra calidad de vida y tomar la decisión de no pasar apresuradamente en nuestro día. Hay que vivir tomándose el tiempo para maravillarse y observar, disfrutar y apreciar todo lo que la vida nos ofrece. Las personas que avanzan en la vida han soltado la prisa y disfrutan del ahora.

7 – Las emociones no las gobiernan

Las personas que avanzan en la vida han soltado los malos hábitos emocionales, como el de sentir lástima por ellas mismos (autocompasión), pensar en cosas negativas, vivir enojadas, resentidas, etc. Todos tenemos emociones y nunca sabemos cuándo aparecerán o se irán, pero no tenemos que permitir que nos gobiernen.

8 – Tienen confianza

Estas personas saben que la confianza es saber que ellos no tienen el control de su vida y que la vida les da lo que necesitan, nunca tarde ni antes, siempre en el momento que debe ser. Además saben que es mejor relajarse, hacer todo lo que puedan para lograr sus propósitos, pero no se afanan y entienden que si algo no sucede es porque vendrá algo mucho mejor en el futuro y que si algo se borra de sus vidas es para escribir algo mejor. Tener confianza es también apreciarse y quererse y ver el mundo con los colores que uno elija.

La Sencillez Hace de Una Persona Común un Ser Excepcional

Mejor Con Salud propone que la sencillez es el lenguaje que nace el corazón y que no entiende ni busca artificios. Es la voluntad de respetar a los demás como a uno mismo, llevando una vida donde se acepta y se celebra todo aquello que se posee, por muy pequeño que sea.

Podríamos decir que en nuestro día a día no estamos acostumbrados a esos actos cargados de sencillez y humildad. Las personas tenemos a menudo aspiraciones muy altas, sueños elevados y costumbres muy alejadas quizá de esos actos más puros y elementales que definen la humildad.

No obstante, es común que muchos de nosotros lleguemos poco a poco a un punto donde, de pronto, nuestra visión de la vida cambie.

1

hí donde deseemos quitarnos muchas de nuestras “pieles” para volver a nuestras esencias, a nuestra gente, a nuestros orígenes. Empezamos a practicar la sencillez de corazón y nos sentimos felices con ello.

La sencillez, esa dimensión que cuesta tanto asumir

La sencillez no tiene nada que ver con ser buena o mala persona. Todos sabemos muy bien lo que es la nobleza y la importancia de actuar con respeto, con dignidad y practicando la reciprocidad.

Ahora bien, la sencillez es una dimensión algo más compleja, que implica a su vez diversos aspectos psicológicos que merece la pena tener en cuenta.

La sencillez de pensamiento

1

1. La sencillez de pensamiento no es simpleza de razonamiento. Al contrario: es la aptitud para ver las cosas tal y como son, con plena objetividad.

2. Hay personas que ven la realidad y los comportamientos ajenos según sus creencias. Se atreven a juzgar y a etiquetar; en cambio, las personas de pensamiento sencillo tienen la capacidad de ver las cosas “tal y como son”, aceptándolas aunque no le gusten.

3. Algo tan simple como ver con franqueza y objetividad las cosas nos permite actuar con mayor aplomo y acierto. Esa es una virtud muy saludable que también deberíamos tener en cuenta.

El don de no sentirse apegado a nada1

Es importante definir en primer lugar qué entendemos por apego. Los niños, por ejemplo, necesitan el apego de sus padres para sentirse amados, para sentirse seguros.

1. Las parejas también necesitan el apego de sus compañeros, pero hablamos de un apego saludable, nunca tóxico o controlador.

2. Por su parte, las personas sencillas tienen la habilidad de no sentirse apegadas a lo físico, a la necesidad de tener más de lo que ya hay a su alrededor, de no apegarse a nadie hasta el punto de quitarle su libertad, su esencia, su identidad.

3. Las personas sencillas “son como son” y ante todo “dejan ser”. No desean imponer sus ideas, no juzgan, no discriminan ni buscan controlar nada ni nadie.

La unión con uno mismo para disfrutar del entorno y de su gente

El conocerse a uno mismo, saber cuáles son los miedos que nos definen, cuáles nuestras virtudes y dónde están nuestros límites son los caminos más poderosos para la autoaceptación.

1. Lo creamos o no, este es un concepto al que no todo el mundo suele llegar. La autoaceptación es el primer peldaño para ejercer unas relaciones positivas y enriquecedoras.

2. Quien se acepta a sí mismo acepta a los demás, y ello hace que no espere que el resto llene sus vacíos, eleve su autoestima o le traiga alegrías cuando lo asaltan sus miedos.

3. Las personas humildes no esperan nada de nadie, lo esperan todo de sí mismas. Así es como pueden ofrecer lo mejor a los demás, evitando las clásicas decepciones que muchos de nosotros nos solemos llevar.

El camino hacia la sencillez

1

Señalábamos al inicio que es muy común que, en un momento, dado a lo largo de nuestro ciclo vital, demos ese paso hacia la humildad.

1. Lo hacemos porque nos sentimos sobrecargados por este mundo marcado por la competición y por un ritmo acelerado que nos aleja de las cosas más importantes: el bienestar, la calma, la serenidad, los amigos, la familia y, por supuesto, nosotros mismos.

2. Algo tan esencial como recordar que “menos es más” nos puede ayudar a priorizar lo que de verdad puede hacernos felices.

3. Los actos sencillos son los que poseen autenticidad de sentimiento y pureza de corazón: la caricia del ser amado, la risa de nuestros hijos, una conversación con los amigos, un paseo por la playa, hacer un favor a cambio de nada…

Estoy seguro de que, a tu alrededor, tienes a más de una persona de alma sencilla y excepcional que enriquece tu vida. No la pierdas, son luces en la espesura de esta modernidad, en ocasiones, demasiado compleja, que nos sirven de ejemplo e inspiración.

50 Hermosas Enseñanzas de Una Mujer de 50 Años Para Valorar la Vida

Regina Brett, es una sobreviviente del cáncer de mama que padeció en el año 1998. En su momento narró sus experiencias de la quimioterapia y su recuperación en el Akron Beacon Journal, ganando el National Headliner Award, por estas columnas.

1

Al cumplir cincuenta años escribió las 50 lecciones que la vida le enseñó luego de esta experiencia. Acá te dejamos su lista, sus bellas palabras al observar la vida desde todos sus matices:

1. La vida no es justa, pero aún así es buena.

2. En caso de duda, sólo da el siguiente pasito.

3. La vida es demasiado corta para perder el tiempo odiando a alguien.

4. No te tomes tan en serio a tí mismo. Nadie más lo hace.

5. Liquida tus tarjetas de crédito cada mes.

6. No tienes que ganar cada discusión. Ponte de acuerdo en estar en desacuerdo.

7. Llora con alguien. Alivia más que llorar solo.

8. Está bien si te enfadas con Dios. Él lo puede soportar.

9. Ahorra para el retiro desde tu primer sueldo.

10. Cuando se trata de chocolate, toda resistencia es inútil.

1

 

 

11. Haz las paces con tu pasado para que no te arruine el presente.

12. Está bien que tus hijos te vean llorar.

13. No compares tu vida con la de otros. No tienes idea de lo que va de su viaje.

14. Si una relación tiene que ser secreta, no deberías mantenerla.

15. Todo puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos. Pero no te preocupes, Dios nunca parpadea.

16. La vida es demasiado corta para duelos largos. Ten una vida ocupada, sí tu duelos serán breves.

17. Puedes atravesar cualquier circunstancia si te mantienes presente en el ahora.

18. Un escritor escribe. Si quieres ser un escritor, escribe.

19. Nunca es demasiado tarde para tener una infancia feliz. La segunda depende de ti y de nadie más.

20. Cuando se trata de perseguir aquello que deseas en la vida, no aceptes un no por respuesta.

21. Enciende velitas, utiliza sábanas bonitas, ponte lencería cara. No la guardes para una ocasión especial. Hoy es especial.

22. Prepárate al máximo, y después ve con la corriente.

23. Sé excéntrico ahora. No esperes a ser viejo para vestir de morado.

24. Elije siempre la vida.

25. Nadie está a cargo de tu felicidad, excepto tú.

26. Cuando te pase algún “desastre”, hazte esta pregunta: “En cinco años, ¿esto importará?”

27.El órgano sexual más importante es el cerebro.

28. Perdona a todos todo.

29. Lo que otros piensan de ti no es de tu incumbencia.

30. El tiempo sana casi todo. Dale tiempo al tiempo.

31. Por más buena o mala sea una situación, algún día cambiará.

32. Tu trabajo no te cuidará cuando estés enfermo. Tus amigos lo harán. Mantente en contacto.

33. Cree en los milagros.

34. Dios te ama por lo que eres, no por lo que hayas hecho o dejado de hacer.

35. Lo que no mata te hace más fuerte.

36. Llegar a viejo es mejor que la alternativa de morir joven.

37. Tus niños sólo tienen una niñez. Que sea memorable.

38. Lea los Salmos. Cubren todas las emociones humanas.

39. Sal todos los días. Los milagros están esperando en todas partes.

40. Si todos tirasemos nuestros problemas y cargásemos con los de los demás, volveríamos corriendo a por los nuestros.

41. No hay audiciones para la vida. Preséntate y haz la mayor parte de ella ahora.

42. Elimina todo lo que no sea útil, hermoso o gozoso.

43. Todo lo que verdaderamente importa al final es que hayas amado.

44. La envidia es una pérdida de tiempo. Ya tienes todo lo que necesitas.

45. Lo mejor está aún por venir.

46. No importa cómo te sientas, levántate, vístete y muéstrate.

47. Haz una respiración profunda. Calma la mente.

48. Si no pides, no recibes.

49. Cede.

50. La vida no está envuelta con un lacito… pero sigue siendo un regalo.

frases para reflexionar sobre la vida

1.jpg

1. Un buen viajante no tiene ni planes fijos ni la intención de llegar.

Lao Tzu utiliza la metáfora clásica en la que la vida pasa a ser un viaje para expresar mejor el cómo deberíamos tomarnos la vida, no se trata de estar enfocado sólo en lo que viene, se trata de disfrutar el trayecto… De hecho, uno nunca realmente “llega” a algún lugar, la vida es un continuo ir y venir de hermosas experiencias. A pesar de que Lao Tzu hizo esta reflexión hace siglos, su trasfondo sigue siendo muy poderoso y aplicable a nuestros días.

2. La sabiduría viene de la experiencia. La experiencia es, a menudo, el resultado de la falta de sabiduría.

Terry Pratchett habla sobre la sabiduría y la experiencia como elementos que, por su presencia o su ausencia, forman parte del motor de nuestra existencia. Acordémonos de que la única manera de ir ganando sabiduría en la vida es experimentando el mundo, sal y vive la vida ahora. 

3. No estar muerto no es estar vivo.

E. E. Cummings nos propone que estar vivo es mucho más que simplemente respirar y mantener latiendo el corazón. Estar vivo es abrazar la vida, sentirla y vivirla de la mejor manera que podamos.

4. El punto de salida hacia todo logro es el deseo.

Como uno de los pioneros de la autoayuda, Napoleon Hill formuló muchas reflexiones y frases de la vida en los que se trataba el tema del desarrollo personal, la gestión de los proyectos y los aspectos psicológicos que nos llevan a lograr nuestros objetivos. Con esta frase nos propone que no sólo escuchemos nuestros anhelos, sino que los llevemos a la práctica. Escúchete y anímate, tu puedes.

5. La felicidad ininterrumpida aburre; debe tener alternativas.

Molière  nos propone que como el día necesita la noche para ser día y el calor al frío para ser calor, la felicidad necesita de todas las demás de nuestras emociones para poder existir. Si nuestro estado constante fuera “ser feliz” entonces no estaríamos conscientes de que lo somos.

6. La verdadera felicidad cuesta poco; si es cara, no es de buena clase.

Chateaubriand, como muchos otros pensadores, cree que la felicidad no es un ítem al que tengamos que dirigir todos nuestros planes y proyectos, sino que es espontánea y se expresa en hechos y acciones sencillas.

7. Ama la vida que tienes para poder vivir la vida que amas.

Qué viene antes, ¿el huevo o la gallina? Hussein Nishah nos ayuda a cambiar el foco desde la clásica problemática de la vida “quiero tener la vida que amo” a “quiero amar la vida que tengo”, ya que lo único que realmente podemos controlar es cómo percibimos el mundo, el resto de la vida simplemente sucede. Hazte cargo de lo que puedes, hazte cargo de amar lo que tienes.

8. La vida es para ser disfrutada, no sobrellevada.

Gordon B. Hinckley nos propone que no sintamos la vida como una carga, sino que la tomemos como un viaje, el cuál debe ser gozado en sus momentos buenos y malos. La vida no es un saco que arrastramos a la espalda hasta el día de nuestra muerte, al contrario, tenemos un saquito que debemos ir llenando con las cosas fascinantes que nos ofrece la vida. 

9. El pesimismo lleva a la debilidad. El optimismo, al poder.

El psicólogo William James nos habla acerca de la influencia de los estados mentales sobre nuestras posibilidades de acción. Una disposición más optimista hacia la vida no sólo nos abrirá un abanico más lleno de posibilidades, sino que nos hará sentir toda la fuerza que necesitamos para embarcarnos en nuevos proyectos y salir exitosos.

10. Entre dos soluciones, opta siempre por la más generosa.

Jiddu Krishnamurti fue un pensador indio que dejó un importante legado de reflexiones. Este hombre universal no reconocía ninguna nacionalidad, religión, clase social o raza, ya que su pensamiento iba en pos de la paz y la unión, eliminando cualquier tipo de fronteras. Su forma de ser en el mundo era extremadamente generosa, de mente y alma, y es una inspiración para todos. 

11. La vida no es un problema a ser resuelto, es una realidad a experimentar.

Soren Kierkegaard deja entrever aquí parte de los principios sobre los que más tarde se erigiría el existencialismo filosófico: el valor de la existencia por encima de las ideas y las categorías preconcebidas, y la falta de un proyecto vital predeterminado.

12. No se puede encontrar la paz evitando la vida.

Virginia Woolf, acerca de la necesidad de saber adaptarse al contexto no ya para ser más funcionales, sino para mejorar nuestro bienestar.

13. Donde hay amor hay vida.

Mahatma Gandhi cree que el amor es una de las cualidades inherentes de la vida humana. Tiene sentido, dado que estamos predispuestos a vivir en la compañía de otras personas. Amar es la mejor forma de entregar.

14. La vida es simple, pero insistimos en hacerla complicada.

Confucio, en una de las frases de la vida más famosas. Su concepción de los proyectos vitales que pueden reclamar la atención del ser humano es más bien minimalista, enfatizando el valor de la sencillez. Si encuentras la felicidad en las cosas sencillas, ya verás como tu vida siempre te hará sentir bien.

15. Inesperadas intrusiones de la belleza. En eso consiste la vida.

Saul Bellow nos propone que la belleza de la vida tiene una forma curiosa de expresarse, especialmente cuando menos la esperamos. 

16. Perder la confianza en el propio cuerpo es perder la confianza en uno mismo.

Simone de Beauvoir, uno de los referentes del feminismo y esposa del filósofo Jean Paul Sartre, nos habla acerca de la relación entre cuerpo, mente y nuestro autoconcepto. Las tres son partes importantísimas de nuestras vidas, y no debemos descuidar ninguna de ella. Tu cuerpo es tu móvil, úsalo para bien.

17. Definir algo es limitarlo.

Frase del escritor irlandés Oscar Wilde, quien nos busca entusiasmar a que siempre tengamos la mente abierta, porque las cosas y la vida nos pueden sorprender. No todo es cómo piensas que es, y no todo vale la pena definir, porque pierde su belleza. 

18. Crecer es perder ciertas ilusiones, para poder abrazar otras.

La escritora y pensadora Virginia Woolf nos habla sobre cómo naturalmente nuestras mentes y espíritus van evolucionando en la medida que crecemos. Cada momento de la vida tiene su ilusión, y cada ilusión tiene su importancia. No nos apeguemos a aquellas ilusiones que se van desvaneciendo y no le temamos a aquellas que se aproximan.

19. La acción expresa prioridades.

Otra frase del líder pacifista Gandhi, esta vez sobre aquellas cosas a las que concedemos más importancia y hacia las que dirigimos nuestras acciones. Una frase que puede ayudarte a ser más feliz.

20. La vida es un lienzo en blanco, y debes lanzar sobre él toda la pintura que puedas.

Danny Kane nos habla acerca de la vida y de las posibilidades que nos ofrece: todas las que pueden trazarse con un pincel en una superficie en blanco. En el fondo nos entusiasma a que hagamos de nuestra vida una pintura interesante, que la llenemos de todas las gamas de colores que podamos y que no dejemos ese canvas que se nos entregó al nacer en blanco, hagamos al significativo. 

1

7 Técnicas Para Vivir el día a día Como unas Vacaciones

Para la mayoría de seres humanos resulta imposible vivir en unas continuas vacaciones sin la necesidad de ir a trabajar. Pero para  nuestro favor existen técnicas que ayudan a que nuestro día a día se parezca un poquito más a ese periodo vacacional, ayudándonos a que nos aburramos menos, disfrutemos más y a que las semanas no se nos hagan tan largas y monótonas. 

1. Hacer turismo

1

Si vivimos en una ciudad, seguro que aún nos quedan muchos lugares por conocer. Podemos dedicar los fines de semana o ir después del trabajo a aquellos lugares que están cerca pero que nunca hemos visitado. También podemos aprovechar para coger el auto o el transporte público y acercarnos a otras localidades cercanas que tengan algún atractivo turístico.

2. Reunirse con los amigos

A todos nos ocurre que tenemos amigos que a pesar de vivir cerca no vemos con mucha frecuencia. Si podemos juntémonos con ellos durante la semana, por ejemplo, para comer, o simplemente para conversar. Estos pequeños encuentros no solo nos permiten mantener la relación de amistad viva, sino que también nos ayudan a romper la rutina semanal.

 3. Desconectarse del trabajo

El trabajo es importante, debemos ser productivos durante nuestra jornada laboral pero debemos aprender a desconectar una vez que haya terminado. Esto es crucial para que nuestro cerebro descanse y podamos ser más productivos al día siguiente. No se trata de trabajar más horas, sino que consiste en trabajar de manera más eficaz de modo que podamos terminar todas nuestras obligaciones a tiempo antes de salir del trabajo.

4. Buscar un hobby

Es una muy buena opción encontrar un pasatiempo que nos haga disfrutar y con el que las horas se pasen volando. Tener un hobby fuera del trabajo, hará que seamos más productivos ante la “recompensa” de llegar a casa y poder dedicarle tiempo a nuestra pasión. Además tendremos horas de diversión aseguradas y nuestra rutina diaria será más fácil de llevar.

5. Realizar actividades durante la semana

Los días laborales no son únicamente trabajo-casa-trabajo. Si nuestro horario nos lo permite podemos realizar muchas otras actividades que llenen nuestra agenda y rompan un poco con nuestro día a día. Por ejemplo, podemos asistir a exposiciones, cine, teatro, pasear con la pareja o las mascotas, etc. Hay actividades que son totalmente gratuitas y que solo esperan el impulso de cada uno.

6. Hacer deporte

Una de las cosas que hacemos sin darnos cuenta mientras estamos de vacaciones es hacer más ejercicio. Caminamos mucho más, y realizamos otras actividades como nadar, esquiar o correr. Hacer deporte durante la semana nos ayudará a desconectar de la rutina, nos mantendrá en forma y nos recargará de vitalidad y entusiasmo para afrontar la jornada laboral.

7. Escuchar música, leer libros y ver películas

Una de las cosas que caracteriza a las vacaciones es que siempre hacemos cosas nuevas. Aunque puede ser difícil replicar del todo las vacaciones, podemos probar con lo que tenemos al alcance de las manos. Escuchar un nuevo disco de música, leer un libro o ver películas que hasta ahora no hayamos visto, son técnicas muy interesantes para generar la sensación de que nuestro día a día avanza y no se queda estancado siempre en la misma rutina.

1.jpg

7 Consejos de Los Más Grandes Sabios de la Historia

Esta lista desborda sabiduría milenaria, no importa quien seas, a qué religión pertenezcas (si es que eres religioso) o cuál sea tu propia historia, seguro te podrás identificar con al menos uno de estos sabios y sus profundos consejos.

Espero que puedas usar esta información para comenzar el “viaje hacia ti mismo”, por así decirlo. Porque a la hora de la verdad, de eso se trata el viaje hacia la sabiduría, es un viaje hacia el autodescubrimiento.

1. Tu eres tu mejor amigo – Chogyam Trungpa

1

Chogyam Trungpa era un Maestro Tibetano de Meditación Budista que cambió la historia del mundo al traer muy de cerca las enseñanzas Budistas al occidente. Es alguien que ha inspirado a muchas personas a tomar el paso más sencillo, y el más importante, de la práctica espiritual, el paso de volverse amigo de uno mismo.

Tú eres quien más sabe acerca de ti mismo.

Nadie conoce mejor que tú la luz que llevas dentro, y nadie conoce mejor que tú los rincones más profundos y oscuros de tu ser. Tenemos dos opciones, o nos convertimos en nuestros mejores amigos o en nuestros peores enemigos. Y la verdad de las cosas es que muchos no somos nuestros mejor amigos. Nos criticamos, maltratamos a nuestro cuerpo y a nuestra mente, muchas veces sin siquiera darnos cuenta. Al volvernos amigos de nosotros mismos logramos enfrentar el miedo, la rabia y a tolerar las imperfecciones de nuestro ser sin hacernos daño y sin dañar al mundo. Comprenderemos que nuestros mayores obstáculos no se encuentran afuera, sino dentro y al analizarnos cercana y honestamente, con atención plena, lograremos desarrollar una mejor autoconciencia, autocompasión y amor propio. Así encontraremos que el único y gran amigo que siempre hemos necesitado somos nosotros mismos.

2. Disolución del ego – Buda

1

El Buda (entre otros líderes espirituales) enseñó que el ego es el único y gran obstáculo entre nosotros, el descubrimiento de nuestra esencia y la iluminación.

“Felices son aquellos que han superado sus egos; felices son aquellos que han alcanzado la paz; felices son aquellos que han encontrado la verdad” – Buda.

El ego es el “Yo” ilusorio que está presente en todo lo que hacemos. Nos hace sentir separados de lo que nos rodea, crea hostilidad entre las personas, nos vuelve críticos de nosotros mismos y nos fomenta la resistencia al curso natural de las cosas. Es por esto que Buda y varios maestros Yoguis Hindúes anteriores a él usaban la meditación y otros métodos de auto-exploración con el fin de ir sistemáticamente desmantelado al ego.

Si miras tu vida de cerca verás que muchas cosas negativas te han sucedido por la influencia del ego. Quizás tome algo de tiempo, pero si trabajas con diligencia para reducir el control que el ego tiene sobre ti, poco a poco te darás cuenta de la mayor sensación de paz y unidad que tienes con el mundo.

3. Ama. Ámate a ti mismo, ama a tu vecino, ama a tu enemigo, ama a todos – Jesucristo

1

Es un poco difícil saber exactamente qué cosas dijo Jesús en realidad, y cuáles simplemente se le atribuyen por los editores de la Biblia, pero una cosa está muy clara: Jesús era un maestro muy amable e iluminado.

“Ámense los unos a los otros. Como yo les he amado a ustedes, deben amarse los unos a los otros.”

Sus enseñanzas más icónicas probablemente son las que hablan acerca del amor y la igualdad. Jesús trataba a todos por igual, aunque fueran cobradores o prostitutas. El entendía que todo irradian la misma luz, y trataba a todos como tal.

Muchos de los conflictos que surgen en el mundo actual se producen porque las personas piensan diferentes las unas de las otras.

Al seguir el camino del amor, el autodescubrimiento y la disolución del ego todos nos podemos dar cuenta de la interconexión que existe entre todos los seres, vivientes y no vivientes, y éste camino lleva a la paz y a la felicidad.

El gran camino es el amor, y la forma de cultivar el amor es mediante la comprensión.

4. Todos somos uno –  Rumi

1

Cuando el poder del amor supere el amor por el poder el mundo conocerá la paz.

El místico Jalal al-Din Rumi, comúnmente referido como “Rumi”, ha generado un gran impacto tanto en el Este como en el Oeste. Rumi logró unir, no sólo a muchas personas, sino que a muchas naciones y religiones durante su vida y también luego de su muerte.

Las enseñanzas de este maestro están dirigidas hacia el remover aquellos obstáculos que existen entre tú y el darse cuenta del amor perfecto de Dios. Generalmente el camino hacia esto es el servicio hacia los demás.

Rumi fue conocido por promover la igualdad entre la personas, independiente de su nacionalidad, su religión y su tradición. El entendía que todos tenemos el mismo origen y que eso nos vuelve una gran familia. Vivir de esta manera nos traerá gran alegría, versus vivir la vida pensando que los que habitan el país vecino son una raza completamente distinta de ser humano, absolutamente diferente a ti y contrario a ti. Vivir de esa manera no sólo daña a aquellos que sientes como tu opuesto, sino que también a ti mismo y a quienes amas.

Vivir con amor, comprensión y compasión por los otros, incluso si son de diferentes culturas, religiones, tradiciones, es la forma de vida que trae mayor paz al mundo.

5. Darse cuenta de sí mismo como un reflejo del todo – Alan Watts

El estilo de enseñanza del filósofo Alan Watts se caracterizaba por utilizar analogías, una de mis favoritas es la analogía que utiliza para explicar nuestro lugar en el mundo o “nuestra verdadera naturaleza”:

“Es como si tomaras una botella de tinta y la tiraras contra la pared. ¡Paf! Y toda la tinta se esparce. En el medio está más denso, pero comienza a correr y a esparcirse más, las gotitas se tornan cada vez más delgadas y crean patrones cada vez más complejos ¿cierto? De la misma manera, en un inicio hubo un Big-Bang, el cual se fue esparciendo. Nosotros somos los pequeños patrones complejos al final de este. Hace billones de años tú fuiste un Big-Bang, y ahora eres un ser humano complejo. Pero tú te sacas de este panorama y dejas de sentirte como parte de este todo, pero lo eres. Tu eres el Big- Bang, la fuerza original del universo, representada en quien quiera que seas”

En otras palabras, toda la vida existe dentro de nosotros al mismo tiempo – cada uno de nosotros. Todos somos el reflejo perfecto de la maravilla completa de la vida.

“Tu eres una función de todo lo que está haciendo el universo, de la misma manera que una ola es una función de todo lo que está haciendo el océano.” – Alan Watts

Pasamos tanto tiempo preocupados por cosas pequeñas, dándonos golpes a nosotros mismos por errores pequeños y por nuestras imperfecciones, nos lamentamos por el pasado y no dejamos de preocuparnos por el futuro.

Casi ninguno de nosotros, si es que alguna vez ocurre, nos tomamos un segundo para parar, sentarnos y contemplar las maravillas del momento y para sentirnos como una parte inseparable de ese hermoso momento. Intenta vivir de manera que esta toma de conciencia ocurra en cada momento, esto traerá gran alegría a tu vida.

6. La sabiduría se encuentra en nuestro día a día – Meister Eckhart

1

Meister Eckhart era un Cristiano místico que vivió entre los siglos 13 y 14. Desde su muerte su popularidad e influencia ha crecido enormemente, por ejemplo, el sabio moderno Eckhart Tolle en realidad nació llamándose Ulrich Leonard Tolle, pero cambió su nombre gracias a la gran inspiración que siente por el sabio de siglos anteriores.

“La espiritualidad no se aprende al aislarse del mundo, o al huir de las cosas, o al volverse solitario y lejano al resto del mundo. En vez, debemos aprender a encontrar la sabiduría de la soledad dentro de nosotros mismos, donde quiera y con quiera que estemos. Debemos aprender a penetrar las cosas para encontrar a Dios ahí.” – Meister Eckhart

Meister Eckhart, descubrió que la práctica espiritual basada en la vida cotidiana puede ser aún más provechosa que aquella que se basa en la tradicional práctica de reclusión y contemplación que muchos buscadores de espiritualidad han decidido seguir.

Este maestro es uno, entre otros, que nos muestran la importancia de encontrar aquella sabiduría que descubrimos en soledad, en nuestra vida diaria, independiente de dónde, cuándo y con quién estemos.

7. La vida es una meditación – Huineng

1

Que tu mente descanse.

Huineng es el 6to y último patriarca de la práctica zen, y es la persona que muchos consideran como el padre del Budismo Zen moderno.

Huineng enseñaba que la meditación debería ser practicada en todos los momentos, no solamente durante los momentos formales de práctica. Ponía énfasis en el hecho de que es la actitud de la mente lo que es más importante, y no la postura ni la posición física. Esto es porque la verdad se puede descubrir sea que nos encontremos sentados, caminando o acostados. ¿Cuál es esa actitud de mente? es la atención plena. ¿Qué significa esto? Significa vivir cada momento conscientemente, consciente de tus pensamientos, tus palabras, tus acciones y el significado más profundo de cada una de ellas. Si somos diligentes y cuidamos cada una de estas áreas de nuestro ser dejaremos espacio para cultivar la paz y la alegría. Si no lo somos, dejaremos espacio para cultivar la discordia y la acción poco hábil.

 

Si te Permites lo que Mereces, te Llegará lo que Necesitas

Cuando te permites lo que mereces, atraes lo que necesitas.

Cuando eres consciente de lo que mereces, y por fin, te lo concedes, y aprendes a priorizarte un poco más a ti mismo, llegará lo que necesitas en realidad. No es magia, ni es el universo tejiendo sus leyes de atracción. Es nuestra propia voluntad para ser felices, para tomar las riendas de nuestra vida…

Empezaremos proponiéndote una pequeña reflexión… ¿Qué es lo crees que te mereces el día de hoy?

Puede que hayas pensado en un descanso. En permitirte que el tiempo discurra un poco más despacio para poder así, apreciar todo lo que te rodea. Disfrutar del “aquí y ahora”, sin estrés, sin ansiedad.

 

Es posible que hayas pensado también “que mereces alguien que te quiera”, que te reconozcan un poco más. Sueles esforzarte mucho por los demás y no siempre ven todo aquello a lo que has llegado a renunciar.

Todos, en nuestro interior, sabemos qué es lo que merecemos. No obstante, el reconocerlo es algo que a veces nos cuesta porque pensamos que puede llegar a ser una actitud egoísta.

¿Cómo decir en voz alta cosas como “necesito que me quieran”, “merezco ser respetado/a”, “merezco tener libertad y tener las riendas de mi vida”? En realidad, basta con decírnoslo a nosotros mismos.

No debemos equivocarnos, porque priorizarnos un poco más no es una actitud egoísta. Es una necesidad vital, es poder crecer interiormente para ser felices.

Te invitamos a reflexionar con nosotros.

Las actitudes limitantes

Muchos de nosotros solemos desarrollar a lo largo de nuestra vida muchas actitudes limitantes. Son creencias en ocasiones inculcadas durante nuestra infancia, o incluso desarrolladas posteriormente en base a determinadas experiencias.

Son esos pensamientos expresados en frases como “no valgo para nada”, “yo no soy capaz de hacer eso, fracasaré”, “¿Para qué intentarlo si siempre me salen las cosas mal?”…

Una infancia complicada con unos progenitores que nunca nos dieron seguridad, o incluso relaciones afectivas basadas en la manipulación emocional, suelen limitarnos casi de un modo determinante. Nos volvemos frágiles por dentro y vamos poco a poco, deshilachando nuestra autoestima.

Reestructura tus creencias. Tú eres más que tus experiencias, no eres quien te hizo daño o quien alzó muros para privarte de tu libertad. Mereces avanzar, mereces leer en tu interior y reconocer tu valía, tu capacidad para ser “apto” en la vida y sobre todo, feliz…

Lo que mereces, lo que necesitas

Lo que merecemos y lo que necesitamos está tan unido como el eslabón de una cadena. Te pondremos un ejemplo: “Necesito a alguien que me quiera”. Es un deseo común. No obstante, empezaremos cambiando la palabra“NECESITO”, por “MEREZCO”.

Te mereces a alguien que sepa leer tus tristezas, alguien que atienda tus palabras, que sepa descifrar tus miedos y ser el eco de tus risas. ¿Por qué no? Al cambiar la palabra necesidad por merecer, eliminamos ese vínculo de apego tóxico que en ocasiones, desarrollamos en nuestras relaciones afectivas.

Si necesitamos algo para ser felices nos volvemos cautivos de nuestras propias emociones.

Empieza por ti mismo/a. Sé tú la persona que quisieras tener a tu lado… La que merece caminar los pasos de tu vida. Al final, llegará alguien que se reflejará en ti.

No obstante, empieza también con estas importantes dimensiones:

-Libérate de tus miedos.

-Disfruta de tu soledad, aprende a leer en tu interior, a empatizar más contigo a la vez que con los demás.

-Cultiva tu crecimiento personal, disfruta de tu presente, de lo que eres y de cómo eres.

-Aprende a ser feliz con humildad, desactivando el ego, madurando emocionalmente.

“En cuanto te des a ti mismo todo aquello que mereces, convirtiéndote en la mejor versión de ti, llegará lo que necesitas.”

Priorizarse a uno mismo no es ser egoísta

Muchas veces seguimos siendo prisioneros de esos pensamientos limitantes explicados al inicio. Hay quien encuentra su felicidad dándolo todo por los demás: cuidando, atendiendo, renunciando a ciertas cosas por los demás.

Es posible que nos educaran así. Ahora bien, siempre llega un momento en que hacemos balance y algo falla. Aparece el vacío, la frustración, el dolor emocional…

Como todo en esta vida, existe la armonía, la conjunción de tu espacio y mi espacio, de tus necesidades y nuestras necesidades. La vida en familia, en pareja o en cualquier contexto social, debe construirse mediante un adecuado equilibrio donde todos ganen y nadie pierda.

En el momento que hay pérdidas, dejamos de tener el control de nuestra vida, dejamos de ser protagonistas para convertirnos en actores secundarios.

 

Reflexiona durante un instante en estas breves ideas:

-Merezco un día de descanso, para mi mismo, en soledad. Esto me ofrecerá lo que necesito: pensar, liberarme del estrés y relativizar las cosas.

-Merezco ser feliz, tal vez sea el momento de “dejar ir” determinadas personas, o aspectos de mi vida. Ello me permitirá conseguir lo que necesito: una nueva oportunidad.

Todos merecemos dejar de ser cautivos del sufrimiento, de nuestras propias actitudes limitantes. Abre los ojos a tu interior, descifra tus necesidades, escucha tu voz. En el momento que te permitas lo que mereces, llegará lo que necesitas.

 

1